Ortona Dezember 1943 – Die italienische Stalingrad

Ortona Dezember 1943
Die italienische Stalingrad 

Por Hans von Hahn

 

Mientras que los neozelandeses estaban presionando fuerte en Orsogna, la Canadian 1st Infantry Division en Diciembre se encontraban en el pueblo de Campobasso localizado en el lado sur del Río Moro frente a la Línea Bernhard-Gustav alemana, que era la columna vertebral de la defensa de Italia por las fuerzas alemanas.

Orsogna es un municipio en la provincia de Chieti  en la región de Abruzos situada en el valle del Pescara, frente al Gran Sasso d’Italia.
El rio Moro fluye al noreste pasando Orsogna y Lanciano antes de desembocar en el mar Adriático, cerca de San Vito Chietino.

adriatic_sector_ww2

Ortona, que tenía una población de cerca de 10.000 habitantes en tiempos de paz, estaba rodeado por un profundo barranco hacia el Oeste y estaba ubicada sobre una meseta de 70 metros de altura en la costa de la provincia de Chieti, Región Abruzzo, sobre el Adriático. La importancia estratégica de Ortona era la profundidad de calado de su puerto, uno de los pocos en la costa este de Italia con esas características y que era imprescindible para el abastecimiento por mar de las fuerzas británicas.

 

Durante la noche del 5 al 6 de diciembre de 1943, actuando por primera vez al mando de una división, el Major General Christopher Vokes al mando de la Canadian 1st Infantry Division se lanzó a la batalla con mucha confianza en el éxito.  De los tres regimientos del Major General Vokes, el Princess Patricia’s Canadian Light Infantry inicio un reconocimiento exhaustivo en preparación al ataque.
Los canadienses, cruzaron el río Moro, primer obstáculo en el avance, que pudo ser vadeado. El Major General Vokes decidió no utilizar la artillería y avanzar lo más posible antes de entrar en combate.  Su siguiente objetivo era un cruce de caminos, nombre en codigo “Cider”. El cruce de la carretera 16 y la vía Ortona-Orsogna se encontraba a sólo 12 km de distancia, y estaba tan sólo a una milla y media del pueblo de San Leonardo y esperaban alcanzarla en 72 horas.

No había una sola división alemana en la Wehrmacht en 1943, que tendría la misma cantidad de hombres y blindados como la Canadian 1st Infantry Division. Ni siquiera alguna de las clásicas divisiones de las SS-Panzer-Division podía presumir de 25.000 hombres y 160 carros de combate operativos. La Canadian 1st Infantry Division constaba de tres brigadas, la 1st la 2nd y la 3rd Canadian Infantry Brigade, un regimiento blindado, la 1st Canadian Armoured Brigade, un regimiento anti-carro, un regimiento de artillería y cada unidad auxiliar concebible. En origen, la forma y el tamaño de la división tenía mucho en común con la New Zealand 2nd Division.

El plan para tomar Ortona era mover la Canadian 1st Infantry Division hasta la costa tratando de empujar a los alemanes a la costa, para ello el Major General Vokes ordenó al Brigadier General Bert Hoffmeister de la 2nd Canadian Infantry Brigade, virar a la izquierda de la ciudad tomar como objetivos las localidades de Villa San Leonardo y Villa Rogatti, mientras que la 1st Canadian Infantry Brigade, trataba de atraer a los alemanes al camino costero. Por último, el Lieutenant-General Sir Charles Walter Allfrey envío a la Indian 21st Brigade a asegurar el flanco izquierdo canadiense y así mantener Villa Rogatti permitiéndole al Major General Vokes concentrar sus fuerzas en un sólo objetivo. Al principio, el plan fue como habían planeado, aunque el intento no fue del todo exitoso, ya que al anochecer del segundo día, un contraataque alemán los obligó a retroceder.   Sólo un batallón del The Hastings and Prince Edward Regiment, había podido mantener las posiciones en la ribera opuesta del río. Pese a todo la 90. Panzergrenadier-Division que defendía el sector estaba en total desorganización. El frente estaba al borde del colapso, y Pescara estaba en juego. La victoria parecía asegurada.

Ortona_battle

Durante la tarde del 8 de Diciembre, el The Royal Canadian Regiment de la 1st Canadian Infantry Brigade, lanzó un ataque contra la cabeza de puente que defendían los The Hastings and Prince Edward Regiment desatándose una encarnizada batalla mientras el 48º Highlanders of Canada de la 1st Canadian Infantry Brigade se aproximó a San Leonardo y estableció una línea base para el ataque de la mañana siguiente contra la villa.
Al día siguiente los alemanes hicieron varios contraataques en todo el frente.

Debían buscar una nueva ruta de paso y así, durante la noche del 11 al 12 de diciembre de 1943, la 3rd Canadian Infantry Brigade intentó flanquear por la peor zona, en “The Gully”. Si fueran capaces de conseguirlo, llegarían al cruce de caminos denominado ‘‘Cider”, alcanzando de esta manera el flanco alemán, tendrían el control de la carretera principal hacia Ortona, consiguiendo de esta manera que la posición de los Panzergrenadier fuera insostenible en “The Gully”.

El denominado “The Gully” era una característica del terreno aparentemente insignificante. Sin embargo la  90. Panzergrenadier-Division había excavado posiciones en la pendiente inversa, haciendo que el apoyo de artillería de los Canadienses fuera del todo ineficaz. Esto haria que no fuera superado y tomado por los canadienses tras 10 días de duros combates.

 

Ortona
11. Dezember 1943
Fallschirmjäger-Regiment 3 und Fallschirm-Pionier-Bataillon 1

 

El Oberst Sebastian Ludwig Heilmann, Kommandeure del Fallschirmjäger-Regimient 3 (FJR3) había recibido órdenes de apresurarse para salvar la situación en Ortona. La noche del sábado 11 de Diciembre, Heilmann fue puesto al mando de todas las tropas alemanas en el sector más cercano a la costa. La 90. Panzergrenadier-Division estaba en la ruina total, y el 10 de Diciembre cambiaría su Divisionskommandeure por el Generalleutnant Ernst-Günther Baade, los hombres del LXXVI. Panzerkorps (76.)  desde el 17 de Julio 1943 del  Kommandeure General der Panzertruppe Traugott Herr, no tenían ningún conocimiento real de la situación sobre el terreno. Por lo tanto, Oberst Ludwig Heilmann decidió hacer un reconocimiento personalmente antes de desplegar su Regiment (FJR3). El 12 de Diciembre, se dirijo a Ortona, que se encontraba desprovisto de cualquier tropa, amigos o enemigos. Con cautela, continuó hacia el sur por la carretera de la costa, hasta que se encontró un platoon de carros de combate Sherman, que le persuadió rápidamente para dar la vuelta nuevamente hacia el Norte.

Heilmann había sido galardonado con una Deutsches Kreuz im Gold (Cruz Alemana en oro) por sus acciones en Neva, una Ritterkreuz des Eisernen Kreuzes (Cruz de Caballero) por Creta, y con mit Eichenlaub (Cruz de Caballero con Hojas de Roble) por Sicilia. Era el mismo hombre, que se hizo conocido en Sicilia donde había dicho: “Dónde estén los Fallschirmjägers, no habrá retroceso.”
Su orgullo era que el Fallschirmjäger-Regimient 3 (FJR3) nunca había sido derrotado en batalla, pero el FJR3 se había visto reducido alrededor de 1.000 hombres después de cinco meses consecutivos en primera línea del frente.

Antes de que la batalla de Ortona estallara, Heilmann se había comprometido con el FJR3. El Regiment se retiró finalmente para descansar desde hacia mucho tiempo y para reabastecerse. Por lo tanto, le había dado a algunos de sus principales oficiales la oportunidad de visitar a sus familias para Navidad.
De este modo, los Kommandeure del I.Bataillon el Major Böhmler I/FJR.3 (I Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 3) y del III.Bataillon el Major Kratzert III/FJR.3 (III Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 3), estaban de camino a casa el dia 12 de Diciembre.

Liebscher
Unicamente el II.Bataillon del Hauptmann Gotthart Liebscher II/FJR.3 (II Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 3), todavía estaba cuando el FJR3 se puso en marcha hacia Ortona. El mando del  III.Bataillon fue entregado temporalmente al Oberleutnant Franke, mientras que el I.Bataillon fue entregado temporalmente al Hauptmann Willy Rohrbach.

Hauptmann_Rohrbach
Rohrbach había sido policía en 1930 a la edad de veintiún años, antes de entrar en el Heer en 1935. En 1937, se convirtió en uno de los Gruppenführer en la Erste kompanie FallschirmJäger Heer, y desde entonces había luchado en Creta , en el Neva, en Smolensk, Sicilia e italia continental.

 

RPzB 43Aunque pequeño en número, el Fallschirmjäger-Regiment 3 todavía estaba bien armado, no menos importante, gracias al Raketenpanzerbüchse 43 (abreviado RPzB 43), conocido más popularmente como Panzerschreck o Ofenrohr, y de nueva fabricación, que eran el equivalente alemán al bazooka norteamericano.

El Panzerschreck era un arma anti-carro con un alcance efectivo de hasta 150 metros y con una penetración en blindaje de 100 mm.

El Panzerschreck 43 no montaba el escudo de los modelos posteriores (RPzB 54) que proporcionaba protección al tirador ante el fuego enemigo y también de su propio disparo ya que al disparar se proyectaba una gran llamarada.

 

Italien, Panzerfahrzeug mit Panzerabwehrwaffen

Al mismo tiempo, se introdujo otra arma anti-carro, el Panzerfaust 30 klein (pequeño) o Faustpatrone con una penetración en blindaje de 140mm y el Panzerfaust 30 una versión mejorada con una penetración en blindaje de 200 mm.

Si bien el Panzerschreck podría cargarse repetidamente, el Panzerfaust tenía un tubo de tiro mucho más pequeño de 3,3 cm de diámetro, que podría ser utilizado sólo una vez. Sin embargo, el Panzerfaust era más ligero y más fácil de usar, y podría utilizarse contra cualquier carro de combate hasta un rango de treinta metros, aunque esto requería nervios de acero.
Estas dos armas anti-carro fueron de inmensa ayuda para los Fallschirmjägers en las duras batallas por venir. (Segun el relato del Fallschirm-Pioneer Karl Bayerlein indica que carecian de panzerfaust durante la batalla de Ortona para atacar carros de combate enemigos)

El lunes 13 de Diciembre, Heilmann desplegó sus tropas: el I.Bataillon (I/FJR.3 Hauptmann Rohrbach) tomó posiciones en Villa Grande, el II.Bataillon (II/FJR.3 Hauptmann Gotthart Liebscher) estaban en la costa a unos cuatro kilómetros al sur de Ortona, mientras que el III.Bataillon (III/FJR.3 Oberleutnant Franke) estaba más hacia el interior en Villa San Leonardo.

FJ_OrtonaEl Hauptmann Liebscher con su II/FJR.3 fue al ataque de inmediato y hacia las 21:00 horas, su II.Bataillon había vuelto a tomar la colina Hill.115.
Los canadienses contraatacaron con artillería y blindados, pero Liebscher mantuvo la colina inutilizando cinco Shermans con los nuevos Panzerschreck. En el segundo día de la batalla, el  III.Bataillon (III/FJR.3) de Franke, destruyó veintisiete carros del 14th Armoured Regiment (The Calgary Regiment), de los cincuenta y un carros de combate que disponía y que apoyaban el ataque principal de los The Seaforth Highlanders of Canada. Mientras Liebscher con su II/FJR3 tuvo que hacer una ligera retirada táctica.

A pesar del éxito inicial, Heilmann tras un reconocimiento se dio cuenta de que sería inútil tratar de mantener Ortona a menos que llegaran reservas importantes.

Ya el 13 de Diciembre, sugirió la retirada hacia las montañas donde estaba el LXXVI. Panzerkorps (76.). Sin embargo, el  Generalfeldmarschall Albert Kesselring (Oberbefehlshaber Südwest und Oberbefehlshaber der Heeresgruppe C) les necesitaba desesperadamente para estabilizar el frente, antes de que pudiera haber ninguna pregunta acerca de la retirada. Él se exasperó por el desempeño deficiente de la 65. Infanterie-Division, Divisionskommandeure: Generalleutnant Hellmuth Pfeiffer y la  90. Panzergrenadier-Division, que hasta ahora habían estado al cargo de asegurar la costa. Kesserling había cesado al Divisionskommandeure de la 90. Panzergrenadier-Division sustituyéndole por el brillante Generalleutnant Ernst-Günther Baade, cuando Kesserling llamó al 10. Armee, Oberbefehlshaber: General der Panzertruppen Joachim Lemelsen el 14 de Diciembre dijo: “Durante dos meses, no he sido capaz de ejercer el mando adecuado, porque todo se evapora entre mis dedos y corre abajo como el agua de las montañas.” Lemelsen respondió, “Todo esto debe atribuirse al fracaso absoluto de la 90. Panzergrenadier-Division.” Kesserling asentó,” Es su propia culpa.”
Entonces Lemelsen concluyó, “Dondequiera que actue Heidrich todo ira bien (Generalmajor Richard Heidrich, Kommandeure FJD1). El enemigo que avanzaba a lo largo de la costa será rotundamente repelido hacia atrás por Heidrich; otros se dejarán ser simplemente rebasados “.

fall_ital4De izquierda a derecha: Oberst Karl-Lothar Schulz (FJR1), Generalfeldmarschall Albert Kesselring (OB Südwest ) y Generalmajor Richard Heidrich (FJD1)

Al día siguiente, los canadienses se estaban reagrupando en frente de Ortona, mientras que los neozelandeses se detuvieron en Orsogna. Los altos oficiales alemanes tuvieron un suspiro de alivio. En un informe del 15 de Diciembre, del 10. Armee, el General der Panzertruppen Lemelsen, sabía que había salvado el frente del Adriático: “… en particular la 26. Panzer-Division y los elementos de la Fallschirmjäger-Division 1. Celebro el sobresaliente rendimiento en los últimos días … y haría especial agradecimiento.”
El 17 de Diciembre, el II.Bataillon (II/FJR.3) del  Hauptmann Liebscher tomó las colinas Hill.115 y Hill.137 en un contragolpe enérgico en el que se llevaron por delante cinco carros de combate Sherman. El mismo día, los neozelandeses tuvieron que interrumpir su ataque en Orsogna, mientras que los Indios se habían detenido. Todas las esperanzas de romper el frente a través de Pescara ahora se apoyaría en los Canadienses. Por lo tanto, en la mañana del 18 de Diciembre, los Canadienses abrieron fuego de artillería con 22.000 proyectiles seguido de dos ataques separados por un escuadrón blindado y un batallón de infantería contra elementos de la 26. Panzer-Division, Kommandeure: General der Panzertruppen Smilo Freiherr von Lüttwitz. Ambos ataques fueron repelidos al igual que todos los ataques a lo largo de la costa contra los Fallschirmjäger del Oberst Heilmann (FJR3). Al día siguiente, los canadienses saturarían con intenso fuego las colinas Hill.115 y Hill.137, y sobre ellas a las 1400 horas, uno de sus batallones atacaría la Hill.115 desde dos lados.
Siete veces los canadienses cargaron sobre la Hill.115, pero siete veces fueron detenidos. El Hauptmann Liebscher (II/FJR3) mantuvo la colina. El lunes 20 de Diciembre los canadienses regresaron con una fuerza completa. La estruendosa artillería canadiense golpearía con rabia abajo sobre las posiciones del  III.Bataillon (III/FJR.3) de Franke y las posiciones de Liebscher, durante dos horas y media. Alrededor de 1.200 canadienses de la 2nd Canadian Infantry Brigade apoyados por los elementos de la 1st Canadian Armoured Brigade avanzaban hacia adelante contra los hombres de los Bataillon de Franke y Liebscher que tenían menos de 400 hombres y sin blindados durante dos horas y media. Los canadienses los empujaron lentamente de nuevo hacia Ortona ya que  lograron romper la línea alemana y ocupar Casa Berardi y los FallschirmJägers perdieron el control de la carretera .

 

CASA BERARDI – 14-15 DECEMBER 1943
El 14 de diciembre el Royal 22nd Regiment coloquialmente conocido como The Van Doos se hizo cargo del avance enviando a la Compañia “C” por la izquierda y la Compañia “D” por la derecha, apoyados por el “C” Squadron, 11th Canadian Armoured Regiment (The Ontario Regiment), y por fuego de artillería. Fueron avanzando por un camino pequeño, que les llevaría todo derecho a de “The Gully” para una vez atravesado, llegar a la carretera Ortona-Orsogna. A partir de ahí avanzarían a través de la pequeña granja de la Casa Berardi y tomarían el cruce de caminos denominado “Cider”.

Cuando las dos compañías comenzaron a moverse, de inmediato fueron objeto de fuego de mortero pesado y de MG.
Panzer_III_tank_turret_number_122_Italy_1943_2
Dos carros de combate, un Panzerkampfwagen III y un Panzerkampfwagen IV Ausf.F2 (PzKpfw IV) apodado por los britanicos como “Mark IV Special” ya que era superior a cualquier carro de combate estadounidense o británico en uso entonces debido a su cañon de 75mm  KwK 40 L/43. comenzaron a hostigar al Van Doos que buscó cubierta entre los olivares y viñedos.
Como los carros Sherman que les apoyarían todavía estaban moviendose por la pista fangosa, los soldados canadienses que portaban los PIAT ( “Projector, Infantry, Anti Tank” ) comenzaron a intentar cazar los Panzer, hasta que, finalmente destruyeron el Panzer IV.
103469
Estimulados por este éxito, el The Van Doos continuo hasta la carretera y luego giraron hacia el noreste a Casa Berardi.

Esta accion, el giro hacia el noreste, fue desconocido por la Compañía “C”, que le dejaron solos en la batalla junto con la Compañía “D” que estaban desorientados por esta acción y se dirijian en la dirección equivocada directos a combatir con las fuerzas alemanas.

El Captain Paul Triquet cuando todos los oficiales y la mitad de los hombres de su Compañía “C” de 81 hombres habían sido muertos o heridos, avanzaron hacia delante con los hombres que quedaban, rompió la resistencia enemiga y abriendose paso con su compañia ahora reducida a dos sargentos y 15 hombres, en una posición en las afueras de la Casa Berardi se atrincheraron. Sólo cuatro carros de combate sobrevivieron y establecieron un perímetro defensivo, con la infantería en el exterior y cada uno de los 4 carros de combate apuntando en cada dirección esperando lo inevitable.
Durante la noche, las tres compañías restantes del Royal 22nd Regiment se deslizaron a través de las líneas alemanas de los alrededores y se unieron a Compañía “C” donde planearon atacar por la mañana.

Sin embargo, el segundo intento de The Van Doos para alcanzar el cruce terminó en desastre cuando la Compañía “B” fue atrapada por su propio fuego de artillería, lo que permitió a los carros de combate alemanes maniobrar en una mejor posicion para cubrir el avance canadiense.
La artillería alemana también se unió, diezmando la Compañía “B”.  La Compañía “D” también fue atrapado en un fuego cruzado y todo el batallón se retiró de nuevo a la granja Casa Berardi, que siguia siendo blanco de la artillería alemana.

El Capitán Paul Triquet, se había encontrado con el III/FJR.3 (III Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 3) en el paraje de Casa Berardi ese 14 de Diciembre. Con la ferocidad habitual, el III/FJR3 había casi diezmado a casi todos los hombres de Triquet. A pesar de esto, Triquet se mantuvo firme hasta que el resto de su Battalion llegó al día siguiente. Por su destacado liderazgo, Triquet sería condecorado con  la Victoria Cross.

 

Como consecuencia de ello, el Oberst Heilmann reubicó sus tropas para que el Fallschirmjäger Regimient 3 cubriera un frente de cuatro kilómetros de costa en un triángulo en San Nicola. Mientras tanto, el II.Bataillon del Mayor Kurt Groschke II/FJR.1 (II Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 1), había comenzado el ataque tomando Villa San Tommaso, justo al Norte del Fallschirmjäger-Regimient 3 (FJR3).

Al mismo tiempo, los canadienses habían introducido otra brigada en la batalla, y tenían un nuevo plan. Su 1st Canadian Infantry Brigade se centraría en el Noroeste de Ortona y así empujar hacia fuera a los Fallschirmjäger, mientras la 2nd Canadian Infantry Brigade se movería en dirección hasta la costa. Debido a esta maniobra, el II.Bataillon del Hauptmann Gotthart Liebscher (II/FJR.3)  pronto se vería atrapado entre las dos brigadas en la ciudad debido a este movimiento de tenaza. Durante esta fase de retirada, los hombres del Fallschirm-Pionier-Bataillon trabajaban duro dentro de Ortona creando barricadas y formando pilas de escombros.

pionier_ital

La ciudad ya se había convertido en una carrera de obstáculos tras los intensos bombardeos aliados, lo que ya de por si hacía difícil moverse a los blindados. Sin embargo, los Pionier estaban más que dispuestos a hacer un solo camino disponible, el Corso Vittorio Emmanuele , que conducía directamente a la Piazza Municipale, y que que parecía libre pero estaba fuertemente minado y lleno de trampas anticarro y antipersona. Los canadienses fueron atraídos por la calle hacia la Piazza, que estaba bien cubierta por sus tres lados con Panzerschreck, Panzerabwehrkanone (PaK) y Maschinegewehr (MG). Era como atraer a un león a su cebo.

Pionier

El resto del pueblo estaba minado o con bombas trampa, y había nidos de ametralladoras y emplazamientos anticarros. Casas de dos y tres pisos, construidas sin orden a lo largo de un laberinto de calles estrechas ahora estaban congestionadas con restos y escombros.
Para tomar Ortona, los canadienses tendrían que abrir todas las puertas de todas las habitaciones de cada casa.

 

 

Aus dem Kriegstagebuch und Memoiren
Fallschirm-Pioneer Karl Bayerlein

3.Zug, 3.Kompanie, Fallsch.Pio.Btl.1, FJD1. Feldpost Nummer. L25 475

Carl_BayerlinJäger Karl Bayerlein en el verano de 1943 en Tangermünde/Elbe. 13.Ausbildungs-Kompanie

Biografia:
Nacio el 1 de enero de 1926 y a la edad de 17 años se alistó como voluntario en los Fallschirmjägers asistiendo al curso de formación en Tangermünde en el Elba. Al finalizar el curso es asignado a la 3.Kompanie Fallschirm-Pioneer-Battalion.1 al mando del Hauptmann Arno Jacobeit, en el Gruppe que dependía del Oberfeldwebel Werner Hobeck. Del 18 diciembre 1943 su Kompanie es transferida a Ortona de San Silvestro, entre Pescara y Francavilla, donde se les encargó asegurar un frente de 3-4 kilómetros colocando minas terrestres en todo el litoral.

La llegada de la Kompanie a Ortona ha marcado el inicio de toda una serie de destrucción de viviendas y edificios a lo largo de Corso Vittorio Emanuele (se marcaban con una X blanca afuera de las casas destinadas a destruir): para evitar el avance enemigo se volaban las casas a la derecha y a la izquierda para formar enormes montañas de escombros donde se habían escondido las mortales Tellerminen para la destruir los carros de combate.
Durante los combates en el centro de la ciudad entre las tareas del Gruppe en el que operaba Bayerlin fue la de establecerse en los tejados y los pisos superiores de los edificios, para apuntar y disparar a los oficiales y suboficiales canadienses.

En la noche entre el 27 y el 28 de diciembre de 1943 la Kompanie de Bayerlin es la última en evacuar realizando las últimas acciones de demolición, reunificandose con todas las demás Kompanie que habían luchado en Ortona en el túnel Sangritana, bajo el cementerio municipal .
Luchará en Cassino y la Línea Gótica cerca de Rimini. El el 31 de agosto de 1944, aproximadamente a las 23.00, precedidos de una barrera de fuego concentrado de artilleria aleman, se inicia un contraataque alemán contra las posiciones de la Canadian 1st Division situado en Monte Luro, cerca de Tomba di Pesaro (hoy Tavulla), al sur de Rimini. A la medianoche, incluso el Fallschirm-Pioneer-Battalion.1 comenzaron el ataque. El 1 de septiembre de 1944 Karl Bayerlin fue gravemente herido y hecho prisionero cerca de Fano.
Es trasladado a un hospital militar aliado cerca de Ancona, en el que es operado. Después de tan sólo once días es transferido por barco a Taranto, a un campo de prisioneros aliados. Regresará de su cautiverio en 1946 para entrar en las filas de la Policía Federal Alemana. Murió en Heilbronn el día 2 de agosto de 2007.

Combatiendo casa por casa en Ortona
Ortona era un casco antiguo, con unos 9.500 habitantes, muchos de ellos pescadores. Fue construido sobre un promontorio, con calles y casas estrechas entrelazadas entre sí , lo que hizo difícil la orientación. Sólo en términos de topografía, Ortona estaba lejos de ser favorable para operaciones militares.
En el curso del asalto Canadiense, ellos lograron penetrar en la parte sur de Ortona. Allí comenzó una lucha sin cuartel por cada casa, casi por cada habitación.
Con el uso de nuestros explosivos de Pionier, volamos líneas enteras de casas para sostener el avance de los carros de combate enemigos. Después, en las montañas de escombros que se crearon, fueron colocadas trampas explosivas. El plan era poder canalizar al enemigo en una dirección específica por medio de demoliciones sistemáticas.
La plaza del mercado era el destino previsto. En torno a ella las casas se transformaron en pequeñas fortalezas plagadas de MG. El enemigo, en este punto habría sido severamente destrozado, y tendría una derrota aniquiladora. Pero en cambio reconoció nuestra trampa y la evitó.
En lugar de ello, trató de penetrar con fuerza por las calles laterales en dirección al centro de la ciudad y al castillo. Con el apoyo de una serie de carros de combate lograron avanzar continuamente. Por nuestra parte, las armas anti-carro eran prácticamente inexistentes. A pesar de nuestros intensivos contrataques, casa por casa tuvo que ser abandonada; éramos impotentes contra esos monstruos de acero y sus armas.
Cuando se acercaban a un foco de resistencia, viraban sus torretas y la tomaban bajo fuego concentrado con proyectiles high-explosive  o armour-piercing , hasta que la casa se derrumbaba. Mientras tanto, las baterías enemigas estaban disparando sin pausa, los edificios casi todos tenían sus techos arrancados o dañados. Cada vez que una casa se derrumbaba con un gran estruendo, una nube de polvo amarillo se levantaba y se mezclaba con el humo de los proyectiles que estallaban, por lo que todo se oscurecia por el humo y los vapores de azufre amarillo.

Por la noche ocupábamos nuestras posiciones bajo los tejados y haciamos guardia. A menudo ocurria que estábamos en la planta superior y al mismo tiempo los Ingléses o Canadienses irrumpían en la planta baja. Entonces no nos quedaba otra opcion que lanzar una granada de mano abajo de inmediato y pasar a la siguiente casa. Muchas veces las voces que se escuchaban abajo, en lugar de ser los soldados que esperábamos, eran de civiles italianos que se habían escondido en los sótanos de sus casas. Habían creído erróneamente que la ocupación o la “liberación” de la ciudad por los aliados sucederían rápidamente con toda tranquilidad y no habian abandonado sus casas.

Para muchos de ellos este fue un fatal error, extraordinariamente fueron testigos de la severa lucha por su pueblo.

Ortona fue la primera vez en el curso de la Segunda Guerra Mundial en que las fuerzas aliadas habían sido participantes en esa amarga lucha casa por casa. Algún tiempo antes, ya que la batalla era inminente, Ortona había sido minada por los Pionier de la Wehrmacht, y muchas de las calles transversales se constituian como “ratoneras”, mientras que las minas antipersonas SCHRAPNELLMINE 35 se colocaron desde el puerto hasta la ciudad.

Ahora teniamos colocado minas en dirección al enemigo tanto como sea posible, sobre todo en casas relativamente sin daños, que se asumió que el enemigo pronto estarían ocupando.
Sin título
El dispositivo preferido era la cadena de descarga del inodoro, que cuando se tira ponía en marcha el dispositivo de ignición con lo cual bien disimulada se colocaba la carga explosiva. En consecuencia hubo varias detonaciones, que nosotros no hicimos estallar directamente, en casas que habían sido ocupadas ya sea por el enemigo o por civiles italianos, que encontraron la muerte en esta forma.

Ya era un asunto peligroso moverse por la noche en un territorio desconocido con minas o cargas explosivas, siempre esperando que serías descubierto y resultar que tú mismo acabarías volando por las nubes o muerto. Siempre tenías miedo de salir a estas operaciones nocturnas, con fuego de mortero que a menudo descendía sin previo aviso por lo que había que tirarse al suelo y ponerse a cubierto, entre minas y otras trampas. Muchos de nuestras cargas se prepararon usando explosivos italianos que fueron embalados en cajas de 40 kilos.

Tenías miedo cada vez que tenías que cargar con una de estas cajas  porque sólo una bala enemiga en el caja habría significado la muerte del Gruppe entero. Mucho más seguro eran nuestras armas trampa, que estaban armados sólo después de que se habían colocado y equipada con la espoleta.

FJ_sleepCuando regresabas de una operación te lanzabas sobre la paja, todavía con el uniforme completo y tu casco en la cabeza sin importarte, para dormir al menos un par de horas en condiciones de seguridad, a pesar del fuego de artillería continuo.


El 25 de diciembre pasó un poco más tranquilo, aunque el fuego perturbador de artillería caía de vez en cuando en las zonas residenciales y a las afueras de Ortona. La esperanza de un acuerdo tácito para un alto el fuego en Navidad iba a resultar engañoso. Y sin embargo, íbamos a tener una agradable sorpresa. Una motocicleta se acercó a nosotros, en zig-zag bajo el fuego de artillería, y esquivando todos los obstáculos llegó hasta nosotros. Por primera vez en varios días hubo una comida caliente: salchichas, patatas, verduras al horno y pan blanco.

Y junto con ellos vino una bolsa de naranjas y un pequeño árbol de Navidad. Fue maravilloso saber que no nos habían olvidado. Sin embargo, duro poco. Luego, el 26 de Diciembre la artillería enemiga comenzó a disparar, y la parte Norte de la ciudad, todavía en nuestras manos, estuvo bajo fuego de artillería continuo; cañones enemigos dispararon sobre la ciudad sin cesar, muchas casas se derrumbaron como si hubieran sido golpeadas por el puño de un gigante.

Nubes de color amarillo y negro de humo oscurecieron el cielo. Por suerte para nosotros, los proyectiles enemigos tenían una espoleta de impacto muy sensibles, la mayoría de ellos explotaban tan pronto como tocaran una teja.

Finalmente el enemigo tuvo éxito, a pesar de las montañas de escombros, aprovecharon la Via Cavour, una de las principales calles, los carros de combate, seguidos por la infantería, pudieron penetrar en la Piazza Municippale, y cuando el regimiento de Seaforth tomó Via Trípoli nos enfrentamos a la posibilidad de ser rodeados. Al parecer, un contraataque que habíamos planeado no se podía efectuar, las fuerzas requeridas para hacerlo eran escasas.
También se habló de que había una Fuhrerbefehl, orden personal de Hitler, en la que decía que Ortona debería mantenerse a toda costa.

it2

Poco a poco la reserva de explosivos y minas disminuía debido a que la línea de suministro se había detenido desde hacía mucho tiempo ya que se desplazaban hacia adelante. Ahora estaba claro que no iba a pasar mucho tiempo hasta que el pueblo, o más bien lo que quedaba de él, tendría que ser abandonado. La superioridad del enemigo en cuanto a hombres y material era, evidentemente, inagotable y abrumadora. (Si tuviéramos el Panzerfaust en 1943 habría sido muy util atacar carros de combate enemigos bajo los escombros de las casas y destruirlos.)
El 27 de diciembre, más de lo mismo. Fuego de artillería pesada, las ruinas y los escombros se revolvían una vez más por los proyectiles. Apenas una casa quedó intacta y sólo permanecía en pie sus paredes.
Hacia la tarde en las inmediaciones de Via Trípoli volamos algunos tranvías para crear más obstáculos. Ahora ya solo teníamos unas pocas minas. A medida que regresábamos, recibimos la orden de evacuar la ciudad durante la noche. Hacia las 22.30 horas, abandonamos silenciosamente aquel paisaje de ruinas, acompañados por fuego enemigo.
Después de varias horas de marcha a pie llegamos hasta nuestros camiones que nos estaban esperando en la carretera de la costa. Cansado, polvoriento y con hambre, llegamos a nuestro alojamiento fuera del camino hacia la medianoche. Nuestro principal deseo: dormir sólo por una vez sin ser bombardeados.

letter_about_bayerlin

Esta carta es enviada por el padre de Karl Bayerlin que solicita información al Leutnant und Kompanieführer Werner Hobeck sobre su hijo desparecido, cuya traducción gracias al kamerad Mochen es la siguiente:

Teniente y comandante de compañía

Hobeck

 

Estimado Señor Bayerlein!

Como viejo comandante del pelotón de su querido hijo Karl, fue para mí muy doloroso no encontrar a su hijo cuando tomé la responsabilidad de la Compañía, ya que él se encuentra desaparecido desde el 1 de Septiembre de 1944.

El 1/9/44 recibió nuestro batallón la misión de tomar una importante altura en Tomba di Pesaro, al sur de Rimini. Nos las arreglamos para tomarla y echar al enemigo. En las primeras horas del 1/9/44 el enemigo se presentó con fuertes fuerzas blindadas. Después de fuertes combates el enemigo tuvo éxito y volvió a tomar posesión de la altura.
Varios miembros de la compañía, entre ellos su hijo Karl, pese a la fuerte oposición quedaron atrapados por el enemigo. Dado que no era posible, debido a la fuerte dispersión de la compañía, determinar exactamente quién fue herido y llevado a un Hospital, capturado o desaparecido, los informes que hicieron miembros individuales de la compañía, dieron a su hijo como uno de los heridos.

No le habíamos informado ya que seguíamos esperando un comunicado del Hospital. Dado que ese comunicado aún no se ha producido, debe ser asumido que su hijo fue hecho prisionero. Varios camaradas ya han informado de su cautiverio.

En todo caso esperamos lo mejor para nuestros camaradas. Desde aquí rogamos que tenga pronto noticias en caso de que su hijo mientras tanto se haya comunicado.

En la esperanza de que pronto se vea liberado de esta preocupación angustiosa, le saludo, en nombre de toda la compañía, con

Heil Hitler

Su Teniente

 

 

ortona_c2

El día 21 de Diciembre, el The Loyal Edmonton Regiment junto al The Seaforth Highlanders of Canada con el apoyo blindado comenzaron el sangriento avance por el pueblo de Ortona para dasalojar a los defensores que no cedían posiciones.

El II.Bataillon de Liebscher estaba en la ciudad con apenas 200 hombres frente a más de mil soldados canadienses. No obstante Liebscher no tenía planes de retirarse. Cada yarda fue disputada amargamente ya que ninguno estaba dispuesto a ceder.

Ortona43

Un corresponsal de guerra canadiense, Mathew Halton, que siguió la lucha de primera mano y como testigo directo comento : “Si no era el infierno, aquello era entonces, el patio del infierno. Era un torbellino de ruido, las calles divididas ….la más mortífera batalla, en la que ambos bandos lucharon muy duro. De una ventana a otra, de puerta a puerta, era un carnaval de furia …. el enemigo utiliza todos los trucos y todas las armas, incluyendo lanzallamas.”

Normalmente, Montgomery era un hombre que tomaba precauciones. Si se encontraba con fuerte oposición,  retiraría sus tropas y simplemente ordenaría con el Mando de Bombardeo ataques, y mientras mandaría hacia delante toda la artillería que podría reunir. Sin embargo, en la batalla por Ortona, Montgomery extrañamente persistió a pesar de que, en promedio, más de un centenar de víctimas canadienses fueron enviados a retaguardia casi diariamente.

Montgomery se empecinó en llegar a Pescara antes de Navidad, no importaba como. Por lo tanto, para romper el punto muerto en el frente del Adriático, ordenó a la Indian 8th Division atacar por el flanco izquierdo de los canadienses.

 

Villa Grande,
Ortona 22. Dezember 1943.
I./FJR3.

En el pequeño pueblo de Villa Grande, al Oeste de Ortona, los hombres del  I.Bataillon (I/FJR.3) del Hauptmann Rohrbach habían estado esperando cualquier actividad enemiga durante las primeras horas del día 22 de Diciembre. Los hombres estaban agotados tras al alrededor de 160 días de servicio en primera línea.
La nieve estaba comenzado aparecer en las laderas de las montañas, y sin embargo, los Grüne Teufel todavía llevaban los mismos uniformes que tenían en Sicilia. Las cuatro Kompanie del I/FJR.3 se redujeron entre 30-40 hombres e incluso en un buen día, el I.Bataillon (I/FJR.3) no pudo tampoco reunir más de 200 hombres en total.

FJ_2

Fritz Raidt era Kompanieführer de la 1. Kompanie (1./FJR3): “La llamada “comida caliente” siempre estaba fría, si llegaba, siempre estaba amarga debido a las horas que se balanceába de atras hacia delante sobre las espaldas de los hombres que las traían o por las mulas.  Las conocidas bromas del Landser estaban siendo aburridas, y los piojos traian recuerdos tristes del invierno ruso. Sin embargo, cuando todo está dicho y hecho, el grupo se unifica entre sí, con hombres jóvenes que habían luchado desde Creta a través de Rusia hasta Italia “.

italy6

Durante la noche del 22 de Diciembre, los hombres habían limpiado sus armas y se habían preparado para el inminente ataque. Las stalk hand grenade (Model 24 Stielhandgranate ) fueron colocadas en las ventanas, y se apilaron cajas de municiones. Las dotaciones de Panzerschreck organizaron sus cohetes, mientras que los equipos de MG llenaron las cintas de munición con una bala trazadora por cada tres. Muchos de los viejos veteranos de Rusia llevaban el preciado gorro de lana caliente. Todo el mundo vestía de manera  pragmática, y los niños del Hauptmann Rohrbach se parecían más a una convención de vagabundos que a una máquina de combate.

M24

En el horizonte, se podían ver destellos de luz reflejados en la noche, y escuchar el murmullo del enemigo. Algo estaba definitivamente en marcha. De hecho, el 1/5th Essex Battalion de la Indian 19th Brigade se movía hasta su punto de salida. Los canadienses dividieron Ortona en sectores asignando un batallón a cada sector para ocuparlo casa por casa. A las 05.30 horas, cientos de cañones de todos los calibres cayeron en el pueblo, los hombres de Rohrbach se mantuvieron agazapados en sótanos o tendidos contra las paredes. Ladrillos, madera y nubes de polvo de tiza volaban por el aire. Rápidamente los del Essex llegaron a las afueras del pueblo. Los intensos y mortales combates causarían estragos a lo largo de la franja de casas destruidas. El Essex capturaria unas pocas casas, sólo para ser contraatacados antes de que pudieran recuperar el aliento. Los Fallschirmjäger asaltaron de casa en casa con sus Maschinenpistole (subfusiles), hasta que el Essex se retiró para reagruparse. Poco después, el Essex estaba de vuelta con el apoyo de blindados, pero al final del día ambos ataques a Villa Grande habían fracasado.

Liebscher y Franke mantuvieron sus posiciones también. Los Kommandeure estaban encantados. Finalmente, después de semanas de humillación, el LXXVI. Panzerkorps (76.) había mantenido su línea de Orsogna a Ortona. Más tarde ese mismo día, el Oberbefehlshaber del 10. Armee AOK 10. General der Panzertruppen Joachim Lemelsen, dio su  inequívoco elogio: “La 1. Fallschirmjäger-Division bajo el liderazgo demostrado con el Brithis 8th Army  durante los últimos días de lucha heroica.
Rindo a la valiente Division mis más altos tributos por este logro excepcional. Su mención en los despachos de la Wehrmacht se retrasara durante un par de días por razones de seguridad “.

italy5

Alrededor de 600 Grüne Teufel habían mantenido la línea durante una semana contra todo el poder de la 1st Canadian Division con 25.000 hombres, más los alrededor de 4.000 hombres de la Indian 19th Brigade. Los FallschirmJägers habían sido objeto de masivos bombardeos de artillería, a veces hasta dos proyectiles por segundo. Sin embargo, habían mantenido la línea. Sin embargo, sus fatigas y problemas estaban lejos de haber terminado. El 23 de diciembre, el Essex estaba de vuelta en Villa Grande, y después del habitual e intenso fuego de artillería, de madrugada, su primer ataque sin embargo fue repelido. Pero el Essex no se conformaba todavía, y poco después tuvieron otra oportunidad. Sin embargo, esta vez el Essex fue recibido por los Nebelwerfer que con su fuerte ruido chirriante mientras caían sus cohetes, saturaron el suelo en una lluvia de seis explosiones violentas cada diez segundos.

15cm-Nebelwerfer-41-51

Apenas cayeron y explotaron las últimas descargas de los Nebelwerfer, los FallschirmJägers avanzaron de casa en casa en una carrera de obstáculos hacia el Essex. El destino tomaría su justa parte de los valientes y más brillantes soldados de ambos bandos. Incontables hechos de heroísmo y sacrificio se evaporaron en la oscuridad. Los cadáveres se abrazaron con el polvo de las sucias habitaciones después de haber compartido el último segundo de vida juntos.
Mientras que se libraba el combate en Villa Grande, los hombres del 3/15th Punjabis, (3rd Battalion, 8th Punjab Regiment) , con el apoyo de carros de combate, tomaron el pueblo vecino de Vezzano, a 750 metros al Sur de Villa Grande. Los FallschirmJägers los contraatacaron salvajemente infligigiendo cuarenta bajas a los sorprendidos Indios. Sin embargo, cuando los FallschirmJägers comenzaron a limpiar el pueblo de Vezzano, ellos mismos serían contraatacados esta vez y obligados a retirarse.

Cassino In Häusertrümmern, hinter einer letzten Mauer, versteckt, hat eine deutsche Granatwerferstellung Stellung bezogen. Unter diesen Umständen kämpfen heute die Helden von Cassino. PK.-Aufn.: Kriegsber. Luethge

Mientras tanto, en Villa Grande, los Fallschirmjäger seguían ocupados. Cuatro veces los Indios atacaron con entereza y ferocidad, pero a pesar de cada ataque, los Fallschirmjäger se mantuvieron firmes. Los cansados soldados Aliados estaban siendo reemplazados por hombres de refresco, mientras que los Fallschirmjäger agotados estaban atrapados en sus pequeñas y húmedas casas. Pero aun asi, hacia el final del día, todos los hombres de Rohrbach, Liebscher y Franke se mantuvieron en sus posiciones.

fj_4

Kesserling tenía esto que decir el día 23 de Diciembre: “La 1.Fallschirmjäger-Division bajo el mando del Generalleutnant Heidrich ha demostrado una vez más la determinación inquebrantable y ha mostrado un excepcional espíritu de lucha.”

Un tremendo valor personal había sido mostrado por ambos bandos. Heidrich fue nombrado personalmente en los despachos de la Wehrmacht el día 24 de Diciembre, esto suponía un gran honor para cualquier soldado alemán. De hecho, fue la primera vez desde Creta que el nombre de Heidrich había estado en los despachos.

Un soldado del The Loyal Edmonton Regiment fue fiel testigo de cómo luchaban los FallschirmJägers: “Un alemán, cegado y quemado, con un ojo cerrado, seguía lanzando granadas hasta que fue muerto. Un sargento aleman salió bajo el fuego enemigo para curar las heridas de un soldado canadiense y darle una inyección de morfina “.

 

 

Ortona
24. Dezember 1943
FJR3

En la víspera de Navidad, Montgomery puso todo el Brithis 8th Army en acción. De Orsogna a Ortona, orquestó un ataque colosal a lo largo de todo el frente. Un número infinito de proyectiles, bombas, y granadas intentaron barrer al LXXVI. Armeekorps (76.). Durante este ataque, un pequeño número de Fallschirmjäger encontró refugio en un túnel de ferrocarril. Algunos de ellos tenían pequeñas velas mientras que otros pasaron una naranja a cada hombre como un presente de  Navidad. Luego, en medio del ruido de las violentas y ensordecedoras explosiones fuera del túnel, los Fallschirmjägers comenzaron a cantar en voz baja “Noche de Paz”. Sin embargo, no había paz celestial en esta Navidad de 1943 en Ortona.

Antes del amanecer, los canadienses tomaron las alturas a ambos lados de los hombres del Oberleutnant Franke en San Nicola; esto amenazaba con envolver a su III Bataillon  (III/FJR.3) cada vez más reducido de hombres. Dentro de Ortona, la Navidad pronto se puso fea. Alrededor de veinte y cinco canadienses del Loyal Edmonton Regiment fueron atraídos a un edificio que había sido trampeado por los Fallschirmjäger. Sólo dos hombres sobrevivieron, pero los canadienses pronto consiguieron su venganza, cuando volaron una casa con veinte FallschirmJägers. Nadie sobrevivió.

FJ
Ted Griffiths luchó en Ortona: “… Esta batalla no era una como en campo abierto donde se puede mover y desplegar los hombres. Esta era un área en la que estábamos restringidos por las calles y por los escombros y, como consecuencia, se desarrollaron tácticas para satisfacer estas necesidades. . Si la necesidad implicaba la voladura de una casa, se volaba una casa, puro y simple. Los alemanes hicieron volar casas, y nosotros volamos casas, con personas en ellas “.
Sin cuartel – No dimos cuartel.

ScanImage12

Los canadienses de la 1st Infantry Brigade avanzaron con diez carros de combate Sherman. El amargo y brutal combate estalló entre las calles y callejuelas. Liebscher ahora tenía tan pocos hombres en el flanco izquierdo con su II.Batallion (II/FJR.3) que el Generalmajor Richard Heidrich tendría que mover al  II Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 4 (II/FJR4) bajo el mando del Hauptmann Karl Vosshage, desde Torre Mucchia. Los dos Bataillon utilizarian Panzerschrecks junto con Flammenwerfer y MG, pero no pudieron evitar que los canadienses llegaran al centro de Ortona justo antes de medianoche.
A primera hora de la mañana del día 25 de Diciembre. Kesserling llamó a Lemelsen: “… Está claro que no queremos defender Ortona con tanta decisión, pero los Ingleses han hecho que esto tenga la misma importancia que Roma.” Lemelsen estaba de acuerdo, “Nos ha costado tanta sangre que no puede ser justificado.”

Sin embargo, el mismo día 25, los canadienses no hicieron casi ningún progreso. Los empujes fueron respondidos por rápidos contraataques. Tan pronto como una casa era ganada, otra se perdia. No se tenía una idea clara de la situación, pero Kesserling estaba contento de saber que el Fallschirmjäger Regiment 3,  aún se mantenía en sus posiciones. Durante el día, los canadienses empezaron a relevar hombres con el fin de celebrar su Navidad. Sin embargo muchos de estos hombres fueron literalmente muertos tratando de llegar a su asado y pudín de Navidad. Algunas unidades se les ordenó permanecer, porque era demasiado peligroso sacarlos y relevarlos. Mientras que la batalla se prolongó alrededor de ellos, los fusileros del Seaforth Highlanders of Canada lograron encontrar algunas mesas que se colocaron en una plaza dentro de la iglesia medio en ruinas de Santa María di Constantinopoli.

En el diario de guerra canadiense del Battalion se registró el acontecimiento: “El escenario de la cena era de largas filas de mesas con manteles blancos, y una botella de cerveza por cada hombre, ademas de caramelos, cigarrillos, nueces, naranjas ,manzanas y tabletas de chocolate. El Commanding Officer, Lt.-Col. S.W. Thomson de los Seaforth Highlanders of Canada, encargó que las compañias comieran por relevos…. tanto que cada compañia terminaba la cena, volverían al combate para relevar a la siguiente compañia … el menú … sopa, carne de cerdo con puré de manzana, coliflor, vegetales , puré de patatas, salsa, pastel de Navidad y pastel de carne picada …. Desde las 1100 horas hasta las 1900 horas, cuando el último hombre del Battalion dejó a regañadientes la mesa para volver a la dura realidad del día a dia, hubo una atmósfera de alegría y buen compañerismo en la iglesia. Un verdadero espíritu de Navidad. Lo imposible había sucedido “.

Mientras que disfrutaron de su bien merecida comida de Navidad, Wilf Gilderslevee canto “Noche de Paz” en el órgano de la iglesia: “En esos momentos, habíamos sido capaces de vivir en otro mundo … Creo que, al cantar esas palabras casi con lágrimas y, a continuación, al de una hora o así tener que  volver a su suerte. Sea lo que sea y para algunos de aquellos hombres, esa sería  su última comida en la tierra …. Estoy seguro de que, posiblemente, algunos de los hombres en el otro bando estaban cantando la misma sintonía y estoy seguro de que sus sentimientos eran casi los mismos “.

Después de la cena y villancicos, los soldados volvieron al combate. Lo que no sabían era que el LXXVI. Panzerkorps (76.) ya había decidido el día anterior atacar de nuevo a tres kilómetros al Norte de la línea Ortona – Villa Grande – Torre Mucchia . El III/FJR1 (III Bataillon, Fallschirmjäger Regiment 1) durante el día fue trasladado desde el río Moro retirandose detrás de esta línea cerca de Villa San Tommaso. Los Fallschirmjäger dentro del pueblo, ahora tuvieron que detener a los canadienses , mientras que la nueva línea del frente podría reforzarse mediante los Pionier.

fall_ital2

 

 

Villa Grande , Ortona
25. Dezember 1943
I / FJR3

Aunque agotados después de once días de constantes combates el I Batallion de Rohrbach todavía estaba en Villa Grande. El maltratado 1/5th Essex Battalion de la Indian 19th Infantry Brigade, sin embargo, había sido retirado de la línea del frente y sustituido por el Indian 3/8th Punjab Regiment. El cual los FallschirmJägers lo encontraron bien entrenado y con bastantes recursos. El 25 de Diciembre, los “Punjabis” estaban en pie de guerra en Villa Grande. Un intenso bombardeo de artillería marco el ataque contra el pueblo ya en ruinas.

ortona6

Rohrbach esperaba un ataque en la mañana siguiente a la artillería, pero los “Punjabis” se lanzaron hacia delante elegantemente a lo largo de los flancos, mientras los disparos mezclados con balas trazadoras zumbaban con el viento. Cuando capturaron 3 posiciones de MG,  dispararon sobre un pajar. Este pronto se incendiaria y el humo negro asfixiante avanzaría a través del pueblo. Detrás de esta cortina de humo los “Punjabis” tomaron con éxito un par de casas. Artilleros de ametralladoras ligeras Bren se colocaron en las ventanas, mientras que otros buscaban ángulos y rutas de escape. Mientras tanto, el cerco alrededor de Villa Grande se tensaba. Los Indios enviaron hacia adelante más blindados. El Major Sujohn Singh del 3rd Battalion, 8th Punjab Regiment, sabía exactamente en donde estaban los FallschirmJägers escondidos y dirigía proyectiles perforantes (AP- armour piercing) contra esos edificios. Cuando los Fallschirmjäger se movían hacia un lugar más seguro, fueron segados sin contemplaciones por el fuego de armas pequeñas.

ortona_e6

Para contrarrestar esta amenaza blindada, Rohrbach envió equipos de Panzerschreck. Poco después, nueve Sherman estaban en llamas. Un Sherman siempre tenía la mala costumbre de incendiarse, por lo que era conocido simplemente por sus propias tripulaciones como “Ronson” el nombre de un popular mechero de la época. La amarga lucha continuó sin cesar durante todo el día, pero los recursos del 8th Army parecía no tener fin. No importa cuántos “Ronson” se incendiaban, más volvian. Poco a poco, el Major Singh aligeraría el control en el pueblo del I.Bataillon (I/FJR.3) del Hauptmann Rohrbach  y al caer la noche, Rohrbach recibió la orden de abandonar el pueblo y dirigirse de nuevo a una nueva línea de defensa al Norte de Ortona.

 

Ortona
26. Dezember 1943
FJR3 y II / FJR4

Mientras tanto, en Ortona los canadienses ya habían tomado dos terceras partes de la ciudad. Los FallschirmJägers sabían que no tenían que mantener la ciudad a toda costa, simplemente realizar acciones de distracción para ganar tiempo en la nueva línea de defensa tres kilómetros al Norte. En San Nicola, el Oberleutnant Franke con su III.Bataillon FJR3, lanzó un duro contraataque en la colina Hill.108 eliminando cuatro carros de combate Sherman. Al final de este ataque, Franke contó 120 cadáveres, antes de regresar con veintinueve prisioneros de San Nicola. Ese mismo día, el Generalleutnant Heidrich, regreso a Alemania por una licencia que tanto necesita. Mientras estaba sentado en el tren con destino a casa, se sentía seguro acerca de la situación que había dejado en el frente. No obstante, era hora de dejar Ortona y volver atrás creando una línea de defensa mucho más favorable en las montañas. Se dieron órdenes al Fallschirmjäger Regiment 3 para retirarse de manera ordenada durante el día 27 de Diciembre. Al día siguiente, los canadienses tenían pleno control de Ortona. Sin embargo, su objetivo final siempre había sido Pescara, no Ortona. Debido a esto, los canadienses continuaron unos pocos kilómetros hacia el Norte de Ortona, hasta que las dos compañías que iban de reconocimiento se encontraron con los hombres del Oberleutnant Franke en Villa San Nicola a las 1500 horas. Esto seria lo más lejos que los aliados iban a llegar. Los neozelandeses se quedaron atrapados en Orsogna, y los canadienses en Ortona. Ambas divisiones fueron relevadas en Enero, y Pescara se mantuvo firmemente en manos alemanas hasta el verano de 1944.

Ortona43

Los Grüne Teufel lo habían hecho otra vez. Mientras que las otras dos divisiones alemanas se habían colapsado, la 1. Fallschirmjäger-Division se había mantenido firme. En el área de Ortona, la 1. Fallschirmjäger-Division había sufrido 422 bajas entre el dia 20 y el día 26 de Diciembre de 1943. Las bajas canadienses durante aproximadamente el mismo período de tiempo fueron 1.374 bajas o el equivalente al 25% de todas las bajas canadienses en el teatro Mediterráneo. La tragedia para aquellos que sacrificaron sus jovenes vidas en Ortona, era que su sacrificio no tenía ninguna importancia estratégica. La lucha por Ortona se ha magnificado fuera de toda lógica al símbolo de la importancia tan grande como la que Roma, porque una vez que Montgomery se había dado cuenta de que nunca sería capaz de llegar a Pescara, astutamente incidió en  la importancia de tomar Ortona.

map3v

El veterano de Ortona Ted Grifthths dijo: “El plan original fue que un compañía de infantería y un pelotón de carros de combate, tomarían el lugar en un día. Esa fue la intención inicial, pero poco mas sabemos.” Hitler dijo: “Ustedes no tomaran ese lugar en un día.” , Pero aquí estábamos, en un insignificante pueblo de pescadores, sin importancia estratégica, ninguna importancia estratégica en absoluto. Entonces, de repente, se convirtió en una batalla que, en aquel momento, capto la atención mundial “

Una vez que Montgomery había inflado la importancia de Ortona a la prensa mundial, no había vuelta atrás. Esta fue la razón por la que se avanzó con precaución y distancia de una manera poco habitual y se sacrificó a los canadienses. El comandante de la Canadian 1st Infantry Division, el General Christopher Vokes, dijo más tarde que todos los que lucharon en su Division antes de Ortona lo habían hecho como en un cuento de niños en comparación con aquella batalla. Durante el mes de Diciembre, el número total de bajas Canadienses ascendió a 2.400 y 1.600 hospitalizados. La ratio de neurosis en los dos regimientos canadienses involucrados era tan alto que ascendía entre el  20% y el 30%, lo que no sólo provocó una crisis moral, sino también causaron que ambos regimientos tuvieran que retirarse a la reserva, esencialmente por el resto de toda la Campaña italiana. A pesar de tener supremacía aérea y naval, artillería ilimitada y soporte de combustible, al menos una proporción de 25 hombres a 1 en infantería, y un sistema de suministro que los alemanes no podían ni soñar, menos de 1.000 FallschirmJägers habían mantenido a los canadienses parados en la bahía durante dos semanas.

ortona3

La batalla por Ortona fue sólo una de las muchas duras batallas para la 1. Fallschirmjäger-Division, y la ciudad costera no dio una sola Ritterkreuz des Eisernen Kreuzes a la División. Sin embargo, en los reconocimientos a los Fallschirm-Pionier por su ejemplar trabajo en el interior de Ortona, el Oberleutnant Horst Matheus y el Oberfeldwebel Paul Behr consiguieron la Deutsches Kreuz im Gold. Así también al kommandant del  II.Bataillon (II/FJR.3) el Hauptmann Gotthart Liebscher y uno de sus hombres, el austriaco Oberfeldwebel Egon Danzer del Stab II/FJR3 les fue concedida la Deutsches Kreuz im Gold. Los aliados reconocieron la capacidad de combate de su enemigo. Poco después que los Grüne Teufel dejaran las colinas, cientos de papeles propagandísticos aliados cayeron al suelo. Donde decían:.. “El 14 de Diciembre, la situación en Ortona llegó a ser tan crítica que la 90. Panzergrenadier-Division y la 65. Infanterie-Division no podían mantener el frente. Era o la retirada o la aniquilación. Una tercera opción no estaba contemplada. Entonces llegaron los FALLSCHIRMJÄGER !.

Tras dos semanas de amargos y sangrientos combates callejeros … pero sin embargo Ortona tenía que caer! Muchos Fallschirmjägers tuvieron una muerte heroica en las calles de la ciudad, muchos otros fueron lisiados para el resto de sus vidas. Un enorme sacrificio .. y para qué?  PARA 14 DÍAS! ”

DeadGermanOrtonaOberjäger Manfred Push, 7./FJR3, muerto en Ortona el 20 de Diciembre de 1943 en la  zona de Via Costantinopoli.

Basado en los interrogatorios de prisioneros Fallschirmjäger capturados hasta el dia 22 diciembre de 1943, los canadienses concluyeron lo siguiente:.. “Desde el 16 de Diciembre de 1943, unos cincuenta FallschirmJägers han sido interrogados, entre los que se encontraban intregrantes del Fallschirm-Jäger-Regiment 1, Fallschirm-Jäger-Regiment 3 y Fallschirm-Jäger-Regiment 4.
Estas tropas fueron las más duras a las que hemos tenido que hacer frente por el momento y, por supuesto, los más seguros de lo que hacían. A pesar de que, por otra parte uno podría muy claramente distinguir entre ellos al buen soldado y el mejor soldado.
El primero de estos hombres eran los jóvenes que por su entusiasmo y afán de una carrera militar aventurera, se ofrecieron para unirse a esta peligrosa rama de la Wehrmacht pero que no han estado en servicio el tiempo suficiente como para ser inculcados en la Fallschirmschule Batallion en Francia, ya que la formación en la que ni siquiera incluían los saltos, fueron llevados al frente apresuradamente. La realidad de la guerra y aceptarla debe haber sido una revelación bastante repentina para ellos y estaban muy dispuestos a plasmar sus limitados conocimientos.
El otro tipo de soldado, el mejor, eran los veterano que habiendo estado combatiendo en Sicilia, Creta y que, en algún momento u otro , había prestado servicio en el Frente del Este (OstFront).  Esos hombres sabían que era necesario para tener éxito y su disciplina, su moral y su seguridad eran excelentes. No es de extrañar que son las “tropas escogidas” y enviadas a reforzar cualquier sector en el que las necesidades del frente lo requiera.

También es interesante observar la manera condescendiente en el que los FallschirmJägers hablan de la infanteria, siempre en líos de nuevo donde sacarles. Este, entonces, es el mejor soldado y el soldado del que no se habla, con independencia de sus conocimientos. Y ellos son las tropas que se han puesto en la línea del frente para tratar de detener a nuestra División.

 

Tras la Batalla de Ortona, los primeros elementos de la 1. Fallschirm-Jäger-Division (1.FJD) llegarían a Cassino desde Ortona entre finales de Enero y principios de Febrero 1944 en camiones.

El Fallschirm-Jäger-Regiment 1 (FJR/1) estaba en la zona comprendida entre Abbey y Mt.Castellone, el  III Bataillon Fallschirm-Jäger-Regiment 3 (III/FJR.3) del Mayor Kratzert estaba en la colina Hill.593 y Masseria Albaneta y el Fallschirm-MG-Bataillon del Major Schmidt alrededor de Castle Hill y Mt. Calvario.

Después del bombardeo del monasterio, el General der Panzertruppen Fridolin von Senger und Etterlin Kommandeure del XIV. Panzerkorps, solicita a Albert Kesselring más tropas y Kesselring autoriza a transferir la totalidad de la división a Cassino.

Al finales de Febrero toda la 1.FJD estaba en el área de Cassino. En Marzo, el FJR.3 estaba en la ciudad y el Fallschirm-Jäger-Regiment 1 (FJR1) y el Fallschirm-Jäger-Regiment 4  (FJR4) estaban en las colinas alrededor de Cassino.

 

BIBLIOGRAPHY

Ben CHRISTENSEN. “The 1st FALLSCHIRMJAGER DIVISION in wolrd war two VOLOME TWO: YEARS OF RETREAT”. A SCHIFFER MILITARY HISTORTY BOOK.

Andrea DI MARCO. “ASSOLUTAMENTE RESISTERE”. Abruzzo Edizioni Menabo, 2013.

Bayerlein, Carl; MacQuarrie, Alex; and Oliver, Dean “Parachute Engineers in Combat, Ortona 1943: A German Perspective,”. Canadian Military History: Vol. 8: Iss. 4, Article 6.

Bundesarchiv.“Photos”.
http://www.canadaatwar.ca/ . “Photos”

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.